M2

Man Ray – Elementos morfológicos

A continuación voy a analizar en algunas de las obras más representativas de Man Ray los distintos elementos morfológicos que utilizaba. En concreto: El tono, el color, la línea, la forma y la textura.

– Place d’Italie (1923)

En esta pintura de Man Ray observamos con claridad la presencia del elemento punto. En este caso se constituye como el gran círculo verde que representa a la plaza. Nuestra mirada se dirige inmediatamente y se recrea en este lugar, además del uso del color que utiliza para recalcar los elementos que le interesa destacar del cuadro, vemos focalizada nuestra atención en este lugar y lo percibimos casi como un suceso aislado dentro del cuadro.

Le violon d’Ingres (1924)

En esta fotografía observamos claramente el elemento morfológico más característico de Man Ray: el tono, así como la forma y la línea que delimita la misma.

Man Ray utilizaba los tonos para otorgar profundidad a sus imágenes, así en este caso, observamos que el fondo es de color negro mientras que el cuerpo de la mujer lo vemos más iluminado, en escala de grises. También es relevante destacar el hecho de que los calados del violín sobre su espalda sean de color negro, lo que nos vuelve a sugerir profundidad en ellos con respecto al resto de la espalda de la mujer.

En cuanto a la forma se puede apreciar claramente la distinción entre la figura de la que se compone (la mujer) delimitada por líneas que guían nuestra mirada a través de las curvas del cuerpo de la mujer y el fondo negro.

Meret Oppenhein (1933)

En esta fotografía erótica vemos representado el cuerpo desnudo de la mujer como la forma principal de la imagen. Nuestra vista recorre el cuadro a través de el contorno de su figura, la línea. También percibimos con claridad el empleo del tono y la escala de grises. Esto otorga profundidad a la imagen, siendo representadas en negro las zonas que se encuentran más al fondo de la imagen, así como la sombra y el cabello de la mujer.

– Les larmes (1936)

 El primer elemento morfológico que encontramos en esta famosa fotografía de Man Ray es el tono, muy utilizado por el autor. Es una fotografía en blanco y negro con un claro predominio de los grises que ayuda a percibir con mayor claridad la profundidad en la foto, la distancia, etc. Por ejemplo, la zona de los ojos de la mujer, sobre todo las pupilas y las pestañas los vemos en mayor profundidad con respecto al rostro. También ocurre esto con las fosas nasales.

 También se hace visible la textura, tanto en las lágrimas como en las pestañas. Este efecto se produce debido a la forma de las lágrimas, que parecen perlas de cristal y al rimmel de las pestañas que consigue un efecto rugoso.

Chateau de Sade (1938)

En esta pintura observamos con claridad el uso de la línea en la obra de Man Ray. Éste utilizaba la línea como elemento dinámico, esta imagen nos aporta dinamismo, ya que recorremos el trazado de la línea a lo largo del cuadro con la mirada, es decir, nos dirige la lectura visual. En este caso la línea constituye el contorno de una figura.

– Desert plant (1946)

Aunque en esta foto sacada de internet no se aprecian los colores con toda la calidez y brillo que podemos observar en el cuadro original de Man Ray, podemos destacar de esta obra el empleo del color.  En la planta emplea colores cálidos como el rojo, naranja y amarillo para dar la sensación de calidez propia del desierto.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s